logo-pol16

GUÍA PARA COMPRENDER LA POLÍTICA EN AMÉRICA

María Ramírez

foto-maria

por:

&

foto-eduardo

Eduardo Suárez

logo-pol16

GUÍA PARA COMPRENDER LA POLÍTICA EN AMÉRICA

María Ramírez

foto-maria

por:

&

foto-eduardo

Eduardo Suárez

Bush ataca a Trump y no a Rubio: su última oportunidad de escalar puestos en New Hampshire

febrero 08, 2016

|

María Ramírez

Bush ataca a Trump y no a Rubio: su última oportunidad de escalar puestos en New Hampshire

“¿Quién es el único tipo que va contra Trump?”. Jeb Bush hacía esta pregunta a la audiencia de la escuela a las afueras de Nashua donde este domingo festejaba su buen momento tras el debate. Los aplausos y algún “yeah!” le animaban a seguir contra el candidato más odiado entre los republicanos que apoyan a otros.

“Cualquiera menos Trump” es una frase que se escucha a menudo entre los votantes de las primarias de New Hampshire igual que lo repetían los participantes en los caucus de Iowa. Bush se gastó millones de dólares en Iowa en anuncios contra Marco Rubio y su super PAC sigue centrada en atacar al senador y antiguo protegido. Pero los pobres resultados de Bush en los caucus le dirigen ahora por otro camino, al menos en los mítines. El candidato que está en primer lugar en las encuestas es Donald Trump, quien puede salir más beneficiado de la batalla entre los demás en el debate del sábado e irrita a una parte de los votantes republicanos.

Rubio no menciona a otros candidatos de su partido a no ser que le pregunten de manera expresa y centra todo su mensaje en criticar al presidente Obama y a los aspirantes demócratas. Bush, en cambio, se ganó un aplauso muy sonoro este domingo defendiendo al presidente. “No voy a echarle la culpa a Barack Obama de todo. Estoy harto de que lo hagan con mi hermano”, dijo. También criticó a Rubio y a Ted Cruz por dejar pasar la oportunidad de criticar a Trump en el debate e hizo una lista de los insultos de Trump que otros candidatos no comentan.

“Es una señal de debilidad cuando desprecias a las mujeres… Es una señal de debilidad cuando insultas a los hispanos… Es una señal de debilidad cuando te ríes de los discapacitados… Trump es un perdedor”, dijo entre aplausos. Cuando un seguidor del público en Nashua, que decía haber votado por su padre y su hermano, le preguntó por qué no atacaba más a Trump, Bush contestó: “Voy a por él, hermano”.

Cualquiera menos Trump

El segundo puesto en New Hampshire está muy disputado, pero el hombre a batir sigue siendo Trump, el líder de la carrera, y el miedo a su victoria en el lado republicano puede movilizar a los indecisos.

“Lo que tengo claro es que nunca votaría por Trump”, dice Kayla, de 21 años, en Nashua. Es la primera vez que vota en unas primarias y que participa en el proceso político porque su hermana trabaja para los republicanos. Está dudando entre Rubio y Bush. Estaba presente en el debate en Manchester. “Lo sentí por Rubio”, dice. Aunque todavía duda, le gusta del ex gobernador su historial en Florida y su atención a los veteranos.

Las encuestas predicen un panorama abigarrado en New Hampshire por debajo de Trump.

La media de las encuestas en New Hampshire.

La media de las encuestas en New Hampshire.

Quien más consiga acercarse al empresario neoyorquino saldrá reforzado de New Hampshire como el hombre (Carly Fiorina está demasiado lejos en las encuestas) con más posibilidades de pararlo.

Votantes no tan distintos

Los votantes de Trump suelen ser votantes nuevos, pero también hay rasgos en los que se solapan con los potenciales votantes de Bush. Aunque Bush obtuvo muy pocos votos en Iowa como para que sus datos sean muy significativos (quedó el sexto), según las encuestas a pie de urna de los caucus, por ejemplo ambos candidatos tienen más apoyos de personas que definen su ideología como “moderada” que en otras categorías (Rubio está igualado entre “moderados” y “conservadores”). Bush, igual que Trump, también consigue más votos entre los mayores de 65 años y entre las personas sin educación universitaria.

La gran esperanza de Bush está en quedar por encima de las expectativas en la votación de este martes en New Hampshire. De momento la media de los sondeos le coloca en un quinto puesto, por detrás de Trump, Rubio, Kasich y Cruz. Necesita un resultado mejor que le dé margen para aguantar al menos hasta las primarias del 15 de marzo en Florida, donde controla recursos y la mayoría del establishment, especialmente en el sur.

Las encuestas en New Hampshire son las más difíciles, según me cuenta Lee Miringoff, el director de Marist, la empresa de sondeos. “La mayoría del electorado decide tarde y hay muchos independientes, más que en otros estados, es el grupo más numeroso. Y no saben ni en qué primarias acabarán votando”, explica Miringoff. Eso hace que el resultado sea especialmente impredecible. New Hampshire es el lugar de las sorpresas. O eso espera Jeb Bush.

    María Ramírez

    Reportera y analista política de Univision Noticias. Nació en Madrid en 1977 y estudió Periodismo en la Universidad de Columbia con una beca Fulbright. Trabajó durante 15 años como corresponsal de El Mundo (España) en Nueva York, Milán y Bruselas. Fundó la web de innovación periodística #nohacefaltapapel y el diario El Español. Colabora con NY1 Noticias. Es autora de La Carrera: Retrato de 10 candidatos cuyo ascenso marca el futuro de América (2012) y Marco Rubio y la hora de los hispanos (Debate, 2016). @mariaramirezny

    Ir al inicio